Prolapso uterino

El prolapso uterino corresponde al descenso del útero que penetra en menor o mayor grado por la vagina y en los casos más acentuados llega a sobresalir al exterior.

El prolapso de útero puede ser de diversa intensidad diferenciándose tres grados del trastorno según sea el nivel de descenso los cuales se mencionan a continuación:

  1. Prolapso de primer grado: el útero desciende por el canal vaginal pero el cérvix no llega a sobresalir por el introito es decir por el orificio de entrada de la vagina,
  2. Prolapso de segundo grado: el útero ocupa todo el interior de la vagina y el cérvix protuye (sale) a través del introito vaginal sobresaliendo por fuera de la vulva,
  3. Prolapso de tercer grado o procedencia total: es donde el útero protruye (sale) en su totalidad exteriorizándose fuera de la vagina; es decir que, el útero sale de la vagina y es visible en la vulva ante los ojos de la paciente y del profesional de salud.

 Algunos síntomas de prolapso uterino que la paciente puede manifestar son:

  • Dolor de espalda crónico,
  • Sensación de presión pélvica,
  • Fácil fatigabilidad,
  • Leucorrea: Flujo espeso y de textura densa en la vagina de manera irregular en cantidades abundantes,
  • Dismenorrea: es decir menstruación dolorosa,
  • Se puede hallar una masa consistente en la parte baja de la vagina incluso es posible que el cérvix o el  útero en su totalidad protuya a través del introito vaginal,
  • También se puede producir incontinencia o retención de orina dado el desplazamiento de la vejiga.

El tratamiento a seguir para el prolapso uterino es:

Esto va a depender de: El grado del trastorno, la edad de la paciente, el deseo que tiene de seguir teniendo la menstruación, el número de embarazos, si quiere o no tener hijos y la vida sexual activa.

El único tratamiento efectivo corresponde a la cirugía es decir la histerectomía: el retiro total del útero; también pueden efectuarse diversas técnicas quirúrgicas con la intención de proporcionar una fijación al órgano.

*Como tratamiento paliativo puede emplearse un pesario vaginal bien ajustado de forma adecuada para sostener el útero en su posición normal*

También, los suplementos de estrógenos pueden mejorar el tono muscular en las pacientes post-menopáusicas y los ejercicios de Kegel  (éstos son los que explica el médico, un educador para la salud o el personal de enfermería para que pueda hacerlo desde la comodidad de su casa).

Algunas consideraciones generales a tomar en cuenta son:

Practicar ejercicios que hacen uso de las leyes de la gravedad como: el ejercicio de pecho y rodilla en donde la mujer adopta una posición con el pecho y las rodillas juntos y con los labios vaginales separados para permitir que entra aire en la vagina (esta posición se debe mantener durante 5 minutos dos o tres veces durante el día).

También está el ejercicio del trote del mono donde la mujer anda sobre sus manos y pies manteniendo las rodillas estiradas (debe realizarse dos o tres veces al día).

Es importante que…

Si el médico indica una cirugía durante el pre-operatorio la paciente puede permanecer encamada dos o tres días con el pesario para aliviar la tensión sobre los ligamentos, con lo que se facilita el trabajo del cirujano pero eso va a depender del tipo de cirugía que se le haga a la paciente por eso es importante tomar en cuenta todas las indicaciones del Médico o profesional de la salud a cargo y aclarar las dudas antes de cualquier procedimiento.